RESCATANDO DIARIO, AGOSTO 19, 2006

A continuación el texto transferido de una de mis páginas antiguas que fueron cerradas. Se trata del diario que escribía esa época. Son cerca de 2000 artículos, en total. Debo hacer notar que nombro a algunas personas a las que acuso de delitos. Pero no pongo sus nombres completos, por ahora.

DIARIO 19 DE AGOSTO DE 2006. 

Ya he contado antes en alguno de mis artículos que tuve la costumbre de escribir un diario de todo lo que me ocurría. Esa costumbre la inicié en la época en que creía que podía formar un nuevo movimiento que tuviera como objetivo luchar por la justicia social en mi país (mejor dicho el que fuera mi país) allá por el año 1968, curiosamente justo en la época en que hubieron revueltas estudiantiles en Europa, de las que no tenía conocimiento alguno. 

El movimiento que quería formar no debía ser político ni religioso, aunque mis ideas estaban inspiradas en las ideas cristianas, por mi pertenencia anterior a la Iglesia Católica y por mi ex militancia en el Partido Demócrata Cristiano de Chile.

La costumbre de llevar un diario de vida la retomé en muchas ocasiones mientras estaba exiliado en Perú, Ecuador y Rumania. Posteriormente también escribí diarios durante mi estadía en Suecia. Pero nunca hubo una continuidad, porque siempre habían trabajos o estudios que me limitaban mucho y me impedían escribir no sólo mi diario sino poemas u otros trabajos literarios. Todo el tiempo estaba dedicado a trabajar y a estudiar.

Es lo mismo que me ocurre actualmente. Todo mi tiempo está dedicado exclusivamente a preparar documentos para la universidad, además de materiales y planes de estudio para mi empresa (que se dedica a la preparación de adultos). 

Desde la última vez que escribí en mi página hasta hoy se me han acumulado una enorme cantidad de artículos que quisiera escribir y artículos de distintos periódicos que me parecen interesantes y que quisiera comentar. Muchas veces he pensado dedicar algunas horas a esos artículos, pero es imposible. Dedico a mi trabajo mínimo 12 horas al día, incluyendo fines de semana. Del resto del tiempo dedico algo a mis estudios de la universidad y últimamente también a mejorar mis conocimientos del idioma inglés.

Sólo duermo entre cuatro y cinco horas diarias, empezando con mis  actividades con entrenamiento físico de mínimo una hora diaria. Al mismo tiempo que entreno, estudio inglés. Luego sigo con la lectura de varos periódicos de distintos países para informarme de lo que pasa en el mundo. A esto dedico mínimo una hora diaria. El informarme de lo que pasa es para mí una gran necesidad. Por eso para cualquier cosa importante que comenten mis alumnos o clientes siempre tengo un análisis y una respuesta o aclaración.

Luego sigo con las lecciones prácticas en el automóvil, horas y horas recorriendo todas las calles y caminos del Gran  Estocolmo, con sus alrededores. Después de varias horas conduciendo con ellos debo atender la recepción de la empresa, además de ocuparme de la contabiliad, la publicidad, el pago de cuentas, etc.

Y así van pasando los días, sin poder escribir.

Hoy me he decidido a destinar algún tiempo a mi página, aunque lo único que haré será abrir una nueva sección que llevará por título DIARIO. Y en esta sección iré escribiendo sobre mis quehaceres y vivencias actuales, aunque en forma muy resumida. No será realmente un diario de vida sino una especie de análisis de lo que me va ocurriendo, de metas que se van cumpliendo, de avances o retrocesos.

Lo primero que debo mencionar en el primer artículo de esta sección es el concepto de FELICIDAD.

Quiero afirmar algo que siento como un logro: soy un hombre feliz. Pero, ¿En qué forma?¿Porque tengo todo lo que quiero o deseo? ¿Acaso porque he sentido una revelación divina?

Muy por el contrario. No tengo todo lo que deseo. Hay muchas cosas que quisiera tener pero sé que tardaré en conseguirlas. Algunas de ellas no las lograré jamás. Pero entonces ¿Cómo puedo afirmar que soy feliz?

Mucho se ha escrito sobre este tema. Hay libros de famosos escritores, filósofos y religiosos que abordan el tema de la felicidad. Hay religiones que pregonan a gritos que tienen la clave de la felicidad y que esa felicidad consiste en “encontrar” a Dios, por ejemplo. Y hay algunas que exageran y culpan a cada ser humano de sus propia infelicidad y de todos los males que los aquejan, porque, según sus doctrinas religiosas, no hay suficiente Fé.

Sin embargo, yo tengo mi propio concepto de la felicidad y a la edad que tengo creo haberla logrado. Y la he logrado pese a que muchas personas me han hecho daño, principalmente en el aspecto económico. Pero me he sabido levantar después de cada golpe y después de cada estafa. He sabido dejar atrás las dolorosas y desagradables experiencias, tanto de tipo sentimental como de negocios o de trabajo. Es más, de esas experiecias he logrado reafirmación de mis convicciones y no sin mucha verdad puedo afirmar que esas experiencias, por muy malas que han sido, me han llenado de inmensa tranquilidad espiritual. 

No creo que quienes se aprovecharon de mi buena voluntad puedan decir lo mismo, como es el caso de una persona de nombre José, un “hermano” latinoamericano que vive en Estocolmo, que nombra a Dios en cada frase que dice y que me engañó con una gran cantidad de dinero. No creo que él ni las otras personas que me estafaron puedan tener la conciencia tranquila, por mucho que cada día le pidan perdón a Dios por sus pecados. Tampoco creo que pueda decir lo mismo que yo un abogado latinoamericano de nombre Iván (que en una época fué juez en su país y en otra época tuvo un puesto clave en una intitución municipal, que otorgaba permisos para construitr viviendas y gracias a eso podía apoderarse de dinero ilícito), que también me estafó con otra gran cantidad de dinero.

Estas personas no pueden decir lo mismo que yo, con respecto a tranquiliad espiritual. Por lo menos, yo lo dudo. Tampoco creo que esas personas tengan la salud que tengo yo. Y yo debo ser un caso inexplicable para los miembros de una secta religiosa que tiene su sede en Uppsala, Suecia. La secta se llama “Livets ord” (La palabra de la vida). Según su creencia y convicción, todos los que están enfermos de algo lo están porque Dios los ha castigado, porque no le han sido fieles, porque han sido malos seres humanos. Y quienes son pobres lo son porque Dios los ha castigado. Por eso, para que los pobres y los enfermos sean “salvados” se llevan a cabo “curas públicas” en su iglesia. En esas reuniones el pastor, de nombre Ulf Ekman invoca a Dios y pide que sane a las personas que tienen “Fé”. 

La pobreza es algo que, por lo general se hereda, por falta de posibilidades para todos. Es el resultado de una injusta distribución de las riquezas de cada país y entre distintos países. Por eso hay más pobres en los países en vía de desarrollo que en los países desarrollados técnica y científicamente. Por lo tanto, jamás se podría decir que la pobreza es un “castigo de Dios”. 

Las enfermedades son provocadas por una infinidad de causas, desde las hereditarias, a causa de factores genéticos, hasta las de origen bacteriano o vira, por contagiol. También hay muchas enfermedades que se han originado por accidentes de toda índole, en los cuales han intervenido factores como negligencia, ignorancia o irresponsabilidad.

Además, debemos sumar aquellas que fueron productos de atentados o de asaltos o intentos de asesinato. En la mayoría de los casos las víctimas, especialmente niños, son personas inocentes, que no merecían sufrir mutilaciones o heridas graves, como tampoco la muerte. En ningún caso se trata de “castigo de Dios” por haber obrado mal.  

Pero, ¿Por qué de pronto entro al tema de Livets Ord? Simplemente porque mi estado de salud física y mental está en óptimas condiciones. No he sido “castigado” por Dios, por no haberle declarado mi fé.  

Y como dije al comienzo, siento que soy un hombre feliz. Y ahora quiero explicar por qué me considero feliz: 

1.- La felicidad consiste, en gran medida, en la seguridad de haber obrado bien y haber sido consecuente en la persecusión de metas bien definidas. Tengo mi conciencia limpia y voy logrando todas las metas que me propongo. Tal vez, a los ojos de otras personas, soy un ser despreciable y he herido a más de alguien. Pero puedo decir que si lo hice, no fue con la intención de hacer daño. Pero no deseo perdón ni comrensión. Que cada quien me juzgue como le pareza, de acuerdo a las pruebas o suposiciones que tenga.

2.- la felicidad consiste, también, en tener esa tranquilidad espiritual que he mencionado antes. En realidad para mí no es algo espiritual pues no creo que exista el “espíritu” o “alma” como lo entienden algunas religiones. Pero como esa palabra es aceptada internacionalmente y ha sido tan bien implantada en las mentes de las personas, es lo más cercano a lo que deseo decir, que en otras palabras se podría decir, por ejemplo, paz interior, o armonía de pensamientos, concordancia entre lo que puede dar una sensación de bienestar, de acuerdo a un deseo predeterminado. 

3.- La felicidad consiste en ver cómo las puertas se abren en la vida, cómo se logra cada vez mayor concordancia con otras personas y cómo se logra comprender cada vez mejor muchas cosas que un tiempo atrás eran indescifrables. 

4.- la felicidad consiste en sentirse muy bien de salud aunque también se puede ser feliz estando aquejado de enfermedades e incluso tener algún tipo de minusvalía. En este sentido se podría decir que cada ser humano puede llegar a ser feliz en distintas formas, al tener la capacidad de poder aceptar ciertas limitaciones. 

5.- Como dije al hacer la pregunta de por qué me siento feliz, no se trata de tener todo lo que uno desea sino de tener, por lo menos lo mínimo de lo que se desea, lo que a una persona le puede dar mayores satisfacciones, sin desesperarse por no haber logrado obtener algunas cosas que podrían dar aún mayores satisfacciones. 

Podría completar aún más mis explicaciones sobre lo que entiendo por felicidad, pero necesitaría muchas horas para sentirme, más o menos, satisfecho. Ahora quiero remitirme sólo a una parte de lo que yo considero causa de mi bienestar físico y “espiritual”.  

Una de las herramientas para lograr la felicidad es el entrenamiento físico. Siempre he querido entrenar sin interrupciones. Pero por diversos motivos no he logrado continuidad en esta sana forma de mejorar la salud. Sin embargo, hace ya más de un mes que he logrado retomar estas prácticas y cada día me siento más fuerte y más lleno de vida. Y esta vez no creo que deba interrumpir mis ejercicios físicos, algo que recomiendo a todos mis amigos. Vale la pena un poco de sacrificio y esfuerzo, aunque sean unas dos o tres veces  la semana. En mi  caso es algo que hago diariamente. Ya he dado muchos consejos sobre esto en mis anteriores artículos sobre salud. Dentro de poco intentaré actualizar todos los artículos de salud y espero preparar un video en el futuro para explicar en mejor forma en qué forma se puede entrenar más eficazmante.

Otra de las herramientas es ingerir comida sana. En mi caso, como lo he explicado en mis páginas de salud, se trata de tomar buenos desayunos en base a cereales y frutas, con alguna pequeña porción de productos lácteos y jamón cocido (no ahumado) algunas veces. Cuando me refiero a cereales no me refiero en absoluto a los cereales que comercializan conocidas marcas que ofrecen cerleales elaborados, que ya no son naturales. Me refiero, por ejemplo a avena, linaza, y diversas semillas naturales. Estos cereales se compran en forma separada y se mezclan en casa. Son mucho más baratos y más sanos que los “cereales” que venden por ejemplo, empresas como Kellogg`s. 

En almuerzo y otras comidas se debe combinar legumbres con verduras de diversa índole, además de infusiones de variado tipo, en reemplazo del té y el café. En mis comidas no están en absoluto incluidos los siguientes alimentos: frituras, carnes con mucha grasa, hamburguesas, salchichas y casi todo tipo de embutidos y paté. Tampoco ingiero productos de pastelería, que sólo contienen colhidratos y azúcares. Tampoco están incluidas en mis bebidas las siguientes: bebidas gaseosas como Coca-cola o Pepsi-cola o cualquier otra bebida elaborada por esas marcas. Mis bebidas favoritas son: jugos naturales de frutas, limonadas, agua hervida, leche y yogurt. 

Lo mencionado anteriormente es ejemplo de comida sana. Luego, en la elaboración misma de los alimentos evito las formas tradicionales de preparar la carne y los huevos, por ejemplo. Jamás podría tomar los desayunos que son tan populares en distintos países, aunque lo hice en épocas pasadas. 

Estas dos cosas, el ejercicio físico y la buena alimentación más la suerte de nunca haber consumido tabaco ni drogas,  contribuye a mantener una muy buena salud, algo que lamentablemente no pueden decir la mayoría de los seres humanos, menos aquellos que tienen mi edad. 

En cuanto a la salud mental yo creo que las actividades permanentes de toda índole asociadas al trabajo intelectual y a los estudios, contribuyen enormemente al equílibrio de las ideas y por ende, a lograr una visión amplia de la vida y de lo que acontece en el mundo lo que da una enorme sensación de control y armonía. Todo eso hace que se logre la paz interior, la tranquilidad “espiritual”, es decir, la felicidad.

Espero poder ayudar a otras personas con mis consejos para que su salud también sea óptima.

Mis saludos a todos mis lectores. Por  favor,  tengan paciencia, que ya pondré mejor orden en mi página y haré las actualizaciones correspondientes. 

UN GRAN SALUDO PARA TODOS, DESDE ESTOCOLMO, SUECIA.

Néstor, 19 de agosto, 2006.

Por supuesto que, después de casi cinco años, las teorías sobre la vida, sobre la felicidad y otros conceptos pueden variar. Pero, en lo general, creo que mantengo lo que afirmé en esa época, aunque me gustaría explicar con mayor claridad algunas de las expresiones vertidas en esa época. Lo haré en artículo aparte.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s