EL OTOÑO MÁS CALUROSO, EN SUECIA

Hace un mes las temperaturas en Estocolmo estaban muy bajas. Un de las mañanas de octubre me dolían las manos al tomar el volante. Pero la temperatura ha ido aumentando, a medida que avanza el otoño. Suele suceder que las temperaturas oscilen durante todas las estaciones del año. Pero el cambio de temperatura en noviembre se está transformando en algo extremadamente inusual. Algunos periódicos han señalado que este otoño es el más caluroso, desde hace más de 140 años. Hay noticias de que se han cosechado frutillas en Luleå, en el norte de Suecia, algo que jamás había sucedido en esta época del año. En Estocolmo, las temperaturas mínimas han sido entre 7 y 10 grados C. El fenómeno no se da únicamente en Suecia. En Londres la temperatura es de más de 15 grados C.

Es una gran casualidad de que yo esté en Estocolmo en este otoño caluroso. Los días fríos ya me estaba acostumbrando a las bajas temperaturas. Ahora, con estas “altas temperaturas” llego a sentir calor, especialmente después de entrenar en el gimnasio. me imagino el calor que tendré cuando regrese a los países tropicales.

Pronto viajaré y eso me hace tener “sentimientos encontrados”. Aquí tengo una vida relativamente cómoda, pese a no tener las mínimas comodidades de un hogar; tener que lavar mi ropa en un lavamanos y comer platos congelados por no poder cocinar. Menos mal que me gusta entrenar en el gimnasio, el único lugar donde me puedo duchar. No es lo ideal, por supuesto, pero transito por calles limpias y tranquilas. Llevo mi cámara fotográfica o la filmadora sin peligro a que alguien me la vaya a arrebatar. Los ladrones atracan sin violencia, en forma disimulada. En América Latina los ladrones asaltan para conseguir, muchas veces, cosas de escaso valor.

Todos los días pienso en las diferencias entre dos mundos distintos. Algunas costumbres son muy características para cada sociedad. Si entras a un ascensor en Suecia, por ejemplo, es anormal que alguien salude a otra persona, a menos que ésta sea conocida. En Venezuela todo el mundo saluda a todos, cuando entran a un ascensor o a una sala de visitas en una clínica o en otro sitio público.

Cuando se solicita un servicio o se compra algún producto, en los comercios suecos siempre hay una sonrisa. Los dependientes y cajeros, con muy pocas excepciones, atienden con amabilidad. En Venezuela o en Colombia, la mayoría de los dependientes o vendedores atienden con indiferencia y muchas veces con malos modales. El respeto al cliente es muy escaso.

En el gimnasio ya he conocido a muchas personas y el ambiente es agradable. Hay una especie de complicidad o de aceptación de un estatus que está por sobre lo común. Todos estamos conscientes de que nuestra actividad es saludable. Más de alguno de mis compañeros de entrenamiento ha dicho “los que no entrenan no saben lo que se pierden”. El personal de recepción ya me conoce por mi nombre y me saludan con extrema amabilidad. Siempre hay una broma o deseos de pasar un buen día o un buen fin de semana. A algunos de los compañeros de entrenamientos los he convencido de la importancia y necesidad de estirar los músculos después de cada sesión de ejercicios. Si alguna vez hubo envidia o molestia por la acittud de algunas personas, eso ha desparecido a medida que nos hemos ido conociendo. Yo no podía soportar, por ejemplo, a un deportista que siempre cuando usa las bicicletas deja un charco de sudor en el suelo. Limpia la bicicleta pero deja el charco maloliente. Pero el hombre es amable y cordial con todos. Lo que aún me molesta es la actitud de algunos que se sientan en los aparatos a descansar. Muchas veces se ponen a enviar mensajes con sus teléfonos o hablan, sin preocuparse por quienes queremos usar los aparatos, muestran una indiferencia total y creen que los aparatos son de su exclusivo uso, por tiempo indeterminado.

En cuanto a mis alumnos, la gran mayoría se muestran muy agradecidos y algunas muchachas me hacen regalos, cosa que no hacen con otros profesores. Casi todos los alumnos que apruebo logran obtener su licencia de conducir la primera vez. Otros lo logran la segunda vez. La mayoría de los alumnos que no conducen conmigo o cuya conducción no apruebo, fracasan varias veces. Ejemplo de esto fue el caso de cuatro alumnos que se presentaron al examen hace un par de días. Los dos alumnos que conducían conmigo fueron aprobados. Los otros dos, que yo no consideraba listos, fueron rechazados.

Los días pasan muy rápidamente. Trabajo desde muy temprano, por la mañana (después de entrenar) hasta muy tarde, por la noche. Se dan muchas situaciones especiales durante las lecciones de conducción. En Suecia las exigencias son muchas y los aspirantes a licencia deben estar bien preparados. En las autoescuelas hay planes de estudio muy amplios, que incluyen todo tipo de ejercicios, como adelantamiento en autopistas a alta velocidad, conducción en la oscuridad y en pistas resbaladizas especialmente adaptadas para frenar en distintas formas. En caminos rurales, los aspirantes deben frenar bruscamente y detener el vehículo en un trecho muy corto, sin perder la capacidad de dirección y logrando una detención suave. En la última etapa, los aspirantes deben conducir en forma totalmente independiente, de acuerdo a metas señaladas por los profesores. Es muy común que mientras no estén bien preparados cometan errores graves, que pueden poner en riesgo sus vidas y las de sus profesores. Las situaciones de más riesgo, sin embargo, son ocasionadas por otros conductores imprudentes, que hacen adelantamientos peligrosos y prohibidos, muchas veces casi chocando nuestros vehículos u obligando a los aspirantes a hacer maniobras que requieren de mucha sangre fría. En algunos casos sólo la intervención oportuna del profesor puede salvar una situación muy arriesgada. Esto les sirve mucho a  los aspirantes, que no olvidan esos momentos y a veces sirven para que comprendan la importancia de una buena preparación y lograr rutina en la conducción.

Tuve unos minutos libre. Mañana a trabajar, nuevamente.

CÓMO LEER MIS BLOGS

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s