NIEVE Y SOL, SOL Y NIEVE.

Desde hace algunos días está nevando en Estocolmo, aunque en forma muy esporádica. A veces amanece nevando en forma muy tupida y se cubren las calzadas y las aceras con un grueso manto blanco. Pero a las pocas horas sale el sol y la nieve empieza a derretirse. Más tarde vuelve a nevar, a veces cayendo sólo algunos copos que ni siquiera llegan a cuajar en el suelo.

La temperatura es agradable, por lo general, pero a veces empieza a soplar un fuerte viento y el frío penetra hasta los huesos si no se está bien abrigado. Como suelen decir en Suecia, el mal tiempo no existe, lo que existe son personas que no se abrigan bien.

En un día se pueden apreciar cambios de tiempo increíbles. Lluvia, granizo y nieve. Luego bastante sol, el cielo casi completamente despejado. Después regresa la nieve y al poco rato vuelva a salir el sol. Y así todo el día. Este 4 de abril, sin embargo, ha sido el primer día completo de sol.

Yo estoy trabajando pero no con tiempo completo aún. La empresa donde trabajo no es suficientemente efectiva en la captación de clientes. Todos los profesores tienen horas muertas y a veces se pierde hasta un día completo, más que nada en las mananas. La empresa donde trabajé el ano pasado tiene más clientes y sus profesores trabajan continuamente. Yo podría trabajar con ellos, puesto que me tenían un puesto reservado y podría ganar mucho más dinero que donde estoy ahora. Pero el dinero no es lo más importante. Hay cosas mucho más importantes, como el respeto y la seriedad en el trabajo.

En la empresa donde trabajaba antes me daban el vehículo para uso privado. En la actual no me dan esa regalía, por lo que tengo que usar el sistema de buses, trenes y metro. Es un poco incómodo porque se pierde tiempo en las esperas y los buses dan vueltas largas para dar servicio a más personas. Por ese motivo, un viaje de diez minutos en automóvil se transforma en más de media hora, por las esperas y por las vueltas. En ocasiones se pierden varias horas si se hacen varios viajes, especialmente los días festivos. Al comienzo no me acostumbraba, pero ahora estoy agradecido de que sea así. Paso muchas horas sentado en un automóvil dando clases y es un alivio no tener que conducir cuando me voy a casa. Además, durante el viaje puedo leer y escribir en mis cuadernos, que no abandono a pesar de usar computadoras.

Como dije más arriba, hoy es 4 de abril. Es una fecha más o menos importante para mí. Nunca espero regalos ni saludos, aunque se siente una cierta alegría cuando se recibe un saludo. Las únicas personas que me han saludado son dos empleadas del gimnasio, que me sorprendieron pues no sabía que ellas supieran lo que significa esta fecha para mí.

Actualización, noche: Finalmente recibí los saludos de mis tres hijas. Qué más se podía pedir? Tengo hijos varones también, pero ellos tienen cosas más importantes que saludar a su padre. Están en su derecho.

Sigo preparando varios artículos, entre ellos una serie en la que analizo los sistemas económicos que actualmente están enfrentados en nuestro planeta. Espero que el tiempo me alcance…

CÓMO LEER MIS BLOGS

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s