NUEVO AÑO 2013

Nuevo año, nuevos sueños. Nuevas o renovadas esperanzas. Nuevas inquietudes, nuevos temores. Ya hemos traspasado otro umbral del tiempo, del relativo tiempo. Ya hemos llegado al año 13 del Siglo XXI.

Ya se ha festejado en todo el mundo el paso de un día a otro, de un mes a otro, de un año a otro. Para la inmensa mayoría de la población mundial esta fecha es muy importante. Así es cada año. La gente se saluda y se desea felicidades, como si una fecha mágica decidiera cambios importantes en la vida de cada uno. En este día de fiesta muchos se olvidan de la realidad que los rodea. Se olvidan de la miseria y la pobreza que afecta a millones de seres humanos. Se olvidan las muertes de cada día, de cada segundo, especialmente aquellas muertes ocasionadas por guerras. Se derrocha como en la festividad anterior de hace unos pocos días. Se lanzan cohetes y petardos, contaminando el ambiente una vez más. Se come y se bebe desproporcionadamente. Se desencadena la gula y otros vicios. Risas y alegría de corta duración.

Nuevo año, nuevos desafíos. Nuevos proyectos y promesas que ya se hicieron muchas veces en otras fechas similares. Tal vez son los proyectos más difíciles de concretar y de promesas más difíciles de cumplir. Quizás porque son sólo ideas, deseos de cambiar algo poniendo un límite más preciso. Pero sin suficiente decisión ni disciplina.

Así seguirán pasando los días de este nuevo año, hasta llegar nuevamente a su fin, para recibir el 2014. Y así sucesivamente, año tras año. Es el ciclo de la vida. Es la espiral.

Somos miles de millones los que soñamos con un mundo mejor. Todos nosotros deseamos que todos los nuevos años se cambie, se transforme la sociedad humana. Que sea más humana y solidaria, que se termine toda forma de explotación DEL HOMBRE POR EL HOMBRE, del capital y la plusvalía adquirida gracias al sudor y sangre de los trabajadores, especialmente del “Tercer Mundo”.

Pero no es necesario esperar a cada fin de año para decidirse a dar el paso por el cambio. Es algo que debemos decidir todos los días, cada hora, cada minuto, cada segundo, sin que para ello haya que oír doce campanadas ni comer doce uvas.

Cambiar la sociedad por una mejor es el mejor deseo y la mejor demostración de que realmente se desea FELICIDADES PARA TODOS.

CÓMO LEER MIS BLOGS

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s