ESTOCOLMO UNIDO, TRAS EL ATENTADO DE AYER

Todas las muertes son tristes. Todos los asesinatos son crueles y condenables. Ningún asesinato es aceptable. Menos aún los ocasionados por ataques terroristas.

Todos los días, cada minuto muere en el mundo mucha gente. Más de 250 personas mueren durante ese minuto. De esa gente, muchos son asesinados. Por eso, si mueren 4 personas en un atentado en el centro de Estocolmo, podríamos decir que están incluídos ya en las estadísticas, que son sólo una parte del total. Y lo mismo pensamos sobre toda la gente que muere a cada instante en otros lugares del mundo.

Sin embargo, esas cuatro muertes hacen que se conmueva el país entero. En primer lugar porque es la obra de un loco o varios locos enajenados que creen que con matar inocentes van a cambiar el mundo y se van viajar junto a sus dioses, convirtiéndose en mártires. Porque son, al mismo tiempo asesinos y suicidas. A veces sobreviven, porque desean seguir matando. Pero si mueren les da lo mismo, porque creen que con sus actos hacen feliz a Dios, llámese Alá o como se lo quiera nombrar. En segundo lugar, porque la masacre se produce en un lugar muy concurrido, por donde todos los que vivimos en Estocolmo y sus alrededores hemos estado más de una vez. Es el lugar donde muchos de nuestros familiares o amigos pasean más de alguna vez al día. Eso quiere decir que cualquiera de nosotros podría haber sido víctima del horrendo atentado. Y entonces es como si nos hubiesen atacado a nosotros mismos, que hubieran intentado asesinarnos. Y las víctimas pasan a ser automáticamente nuestros hermanos. Y todo Estocolmo es uno solo, desde el Primer Ministro hasta el más humilde ciudadano. Y no sólo Estocolmo sino toda Suecia se convierte en una sola familia, que quiere la paz, que está en contra de la guerra y en contra de los absurdos ataques terroristas.

Luego, cada cual toma su camino, cada cual tiene sus propias creencias o ideologías, cada cual hace su vida. Todos olvidaremos, poco a poco este suceso, como hemos olvidado otros muchos, como el asesinato de Olof Palme o de muchos otros políticos o personas de las cuales hemos conocido alguna parte de sus vidas. Pero la fecha la recordaremos y el recordarla nos servirá para seguir soñando en que algún día lograremos la tranquilidad que necesitamos y merecemos.

CÓMO LEER MIS BLOGS

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s