CAMBIOS AN LA FORMA DE ENTRENAR Y OTRAS COSAS QUE PUEDEN CONSIDERARSE BANALES

Un nuevo cambio he introducido en mi forma de entrenar. Ya no entreno en el gimnasio. Me gustaba mucho hacerlo allí pero creo que era una etapa que tenía que superar. Ahora salgo a correr nuevamente por los parques y después entreno en casa, con mis propios aparatos. En esa forma puedo aprovechar mejor el tiempo. Eso sí, me pierdo la visita al sauna, lo que reemplazo con una buena ducha caliente, un poco más larga que lo normal, porque me relaja enormemente. No obstante, no muy larga, pensando en su incidencia en el ambiente.

Muchos cambios he introducido en mi vida durante los últimos meses, a los que me he referido en algunas de mis entradas anteriores, la mayoría tiene que ver con mi alimentación, que es mucho más sana que antes y mucho más barata. Y sin quitarle nada de calidad ni de sabor. Quisiera organizar cursos para ensenar a la gente a alimentarse en una forma mucho más sana y que además contribuye a cuidar o mejorar el ambiente. Sé que eso ayudaría a evitar muchas enfermedades y gastos innecesarios en medicinas, visitas a los hospitales, etc.

Otro de los cambios que he hecho es mi visita a la peluquería. Ya no recuerdo cuando fue la última vez que fui a cortarme el pelo a uno de esos lugares que considero focos de contagio. Me cansé de tener que ver cómo usaban en mi cabeza máquinas y tijeras que mucha veces estaban sucias o soportar el olor a humo de cigarrillo de los dedos del peluquero. Y que se me llenara todo el cuerpo de trozos minúsculos de cabello que se metían por la camisa, por mucho que se esforzaran los peluqueros en impedirlo. Desde la peluquería debía irme directamente a casa a ducharme mientras tenía que soportar la picazón en la espalda y el pecho provocadas por esas espinitas negras que habían salido de mi propia cabeza. Ahora me corto yo mismo el cabello de vez en cuando y aunque no me queda muy bien el corte, por lo menos se asemeja más a lo que siempre he querido, puesto que ningún peluquero lo hacía. O me cortaban mucho y se me veía todo el casco (la piel) o me cortaban muy poco y me dejaban casi igual que cuando entraba a la peluquería. Nunca estaba conforme. Ahora sí lo estoy porque si me queda malo soy yo mismo el responsable y además no pago para que me lo dejen malo, me sale gratis el verme igual de horrible… lo malo es que a veces me paso a llevar una oreja o me raspo demasiado la nuca. Sólo me bastan unas buenas tijeras y una maquinita sencilla y muy suave. Por lo general me queda bastante bien…

Nota del 7 de agosto:

Cuando me refiero a las peluquerías es a aquellas en los que los precios son bajos (los cortes varían entre 12 y 20 dólares). Por supuesto que hay peluquerías de buena calidad, donde la higiene es superior. Pero entonces hay que pagar mínimo 50 dólares y hasta 150 dólares. No considero que sea necesario pagar tanto por un servicio que no tiene mayores costes.

Estoy preparando una entrada en el otro blog sobre la situación de Venezuela. Para entender lo que pasa en ese país es necesario hacer un poco de historia y empezar con un resumen de lo que ha sucedido en ese país durante los últimos decenios. Las informaciones que llegan a través de los medios está manipulada de tal forma que da asco y rabia.

CÓMO LEER MIS BLOGS

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s