OBSESIÓN Y PARANOIA: DECEPCIÓN PARTE 1

Es fácil obsesionarse con una idea, con muchas ideas o con un conjunto de ideas, sobre todo si éstas se desmarcan casi completamente de las que tiene el resto del mundo.  La obsesión puede conllevar a la paranoia, a un estado de confusión permanente, a una calle sin salida, al límite de lo tolerable. Me pregunto si yo me estoy acercando a ese límite, como si volviera a pensar como pensaba cuando era un adolescente, en una época en la que quería “cambiar el mundo”. Entonces era la ilusión de la juventud, de la inocencia y la ignorancia, después de abandonar las ideas religiosas que me habían dominado desde los primeros años de mi vida.

Había mucha exageración en mis ideas de entonces, aunque varios decenios de experiencia me han demostrado que no estaba tan equivocado en aquella época, la misma de las rebeliones del 68, aunque yo no tenía idea de los movimientos que intentaban hacerse camino en la sociedad europea. De eso tuve conciencia muchos años después. En cierto modo era una coincidencia, mientras millones de jóvenes en el mundo se rebelaban  contra el orden establecido, yo evolucionaba mentalmente y en forma muy parecida. Después vinieron muchas etapas en mi vida que me llevaron dando tumbos de un lado a otro, dejando a un lado las ideas innovadoras. Mi vida se transformó en algo simple, con distintos matrimonios o parejas de hecho  que condujeron al nacimiento de varios hijos. Con altos y bajos, lo primordial era trabajar para mantener la unidad de las distintas familias que se formaron. Una a una esas uniones fueron deshaciéndose y después de cada ruptura yo me quedaba vacío, empezando nuevamente de cero. Ahora lo que me lleva a retomar las ideas de entonces -que en realidad nunca han estado muertas sino solo adormecidas- son los conocimientos adquiridos en tantos años de estudio y trabajo, después de haber estado en varios países y tomado contacto con distintas culturas.

Durante las últimas semanas he estado trabajando como nunca antes he hecho en mi vida. La forma de gestionar mi empresa está dando buenos resultados, pero el precio que pago es muy alto. Por una parte tengo ideas muy claras de cómo llevar una vida sana, de cómo alimentarme y cómo mantener mi organismo en óptimas condiciones de salud gracias a actividades y ejercicios convenientes. Pero el ritmo de trabajo que tengo me impide aplicar esas ideas. Lo que hago es ir aniquilándome de a poco, lenta pero irremediablemente letal. Casi no tengo comunicación con amistades ni familiares. Todo está centrado en mi trabajo, en mis alumnos, en su preparación y la obtención de buenos resultados. Veo lo que pasa en el mundo, cómo el ambiente sigue empeorando, cómo el cambio climático brusco avanza implacablemente  sin que nadie pueda hacer nada por detener la locura de las grandes empresas que inundan el mercado con productos innecesarios y nocivos, una de las causas principales de la emisión de gases y compuestos químicos contaminantes.

La mayoría de los acontecimientos políticos me repugnan. Los grandes empresarios parecen afianzarse más en el poder en la mayoría de los países del mundo. La fuerza militar y económica de Estados Unidos y sus aliados logra muy buenos resultados, aplastando a los que considera sus “enemigos”. El dinero influye en la política y en la Justicia, como ha sucedido desde el comienzo de las civilizaciones humanas. Gracias a ello se puede imputar y hasta condenar a prisión a luchadores sociales o políticos que han logrado ser gobernantes sin siquiera tener pruebas, bastando con sólo acusaciones sin fundamento o por expresiones políticas que no satisfacen los intereses de los banqueros y políticos corruptos. La gran maquinaria del Poder de lo que es considerado “Estado de Derecho” aplasta con fuerza cualquier opinión que no sea conveniente para la seguridad y mantenimiento de la mal llamada “democracia”. Todo esto me recuerda los vaticinios de Jack London en su novela EL TALÓN DE HIERRO. Recomiendo leer el enlace anterior y el siguiente: RESUMEN.

Ver comentario de Pascual Serrano AQUÍ

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s