VENEZUELA Y SUS TRAIDORES

Hay un tema musical que muchas veces viene a mi memoria. En varias oportunidades intenté cantarlo, acompañado de mi guitarra, que está por ahí guardando polvo. La verdad es que nunca la pude cantar bien pero me habría gustado hacerlo. Se trata de SOLO LE PIDO A DIOS, interpretado por Mercedes Sosa. Cuando veo los acontecimientos en Venezuela no puedo dejar de asociar la letra de esa canción a la realidad actual. La frase que más me conmueve es: si un traidor puede más que unos cuantos, que esos cuantos no lo olviden fácilmente. Para quienes no conocen este tema, pueden abrir AQUÍ.

La Historia de la Humanidad está llena de traidores, que han vendido a otras personas para obtener dinero o prebendas. No importan las consecuencias para quienes son traicionados, que sean asesinados, que se los deporte o que, a causa de eso todo un pueblo pueda ser sometido a tiranos o poderes extranjeros. En la misma Biblia encontramos ejemplos. A pesar de no existir pruebas de que los hechos hayan acaecido como aparece en los evangelios, se menciona a Judas, que vendió a Jesús por unas monedas de plata. A veces, los traidores han actuado por sí mismos como verdugos, como fue el caso del asesinato de Julio César a manos de Marco Junio Bruto, hijo de su amante.

Por lo general, los traidores son individuos frustrados y cobardes. No han sido capaces de obtener éxito gracias a su talento y capacidad. Son mediocres, ambiciosos y envidiosos. Cuando se les presenta la oportunidad, están dispuestos a pasarse al bando contrario y así pueden llegar a ocupar puestos de importancia en la sociedad, amasar fortunas y prestigio. Pero los traidores también se encuentran entre gente que ha logrado llegar a ocupar altos cargos de gobierno o en las directivas de empresas. Acostumbrados a ascender en la sociedad, ya sea  como dirigentes políticos, funcionarios o empresarios, quieren seguir ascendiendo y para ello deben hundir a otros.

En el caso de Juan Guaidó, el autoproclamado presidente encargado (interino) de Venezuela no se trata de traición a camaradas sino más bien a su país. Como muchos otros políticos de derechas nacidos en el seno de movimientos estudiantiles universitarios, hijos de familias ricas, de clase media alta, Guaidó logró llegar a ser presidente de la Asamblea Nacional gracias a haber sido elegido como diputado suplente. Antes quiso ser gobernador pero ni siquiera pudo superar las primarias de la coalición de partidos de oposición. Este diputado de segunda clase fue uno de los artífices de las actividades terroristas de 2017, que provocaron pérdidas económicas al país, asesinatos de policías, militares, periodistas y mucha otra gente inocente. Los actos terroristas nunca fueron condenados por los países que ahora reconocen a uno de los isntigadores de las “guarimbas” como presidente interino (VER).fuego2

fuente de la imagen

Algunas de las “innovaciones” en las manifestaciones violentas de la oposición  venezolana, dirigidas por, entre otros, Voluntad Popular (el partido político de Guaidó) fueron el corte de calles en las que se exigía peaje a la gente para poder llegar a sus casas, el derribo de árbobes, quema de estos y de basura y neumáticos, provocando hogueras que estaban encendidas las 24 horas del día y cuyo humo entraba a las viviendas de la gente y ocasionaban enfermedades respiratorias a adultos y niños. También se ponían cables en las calles para que los motociclistas fueran degollados al intentar pasar a través de las barricadas. Y cuando se sospechaba que alguien era chavista se los castigaba a golpes, latigazos o incluso se los llegaba a quemar vivos. Pero nada de esto se mostraba en la televisión española, por ejemplo.

Pero Guaidó no es el típico traidor que se pasa a otro bando. El ya estaba en el mismo bando desde que era estudiante universitario. Es un traidor a su país, porque está dispuesto a venderlo al imperio norteamericano. Las ganancias pueden ser fabulosas, si logra su objetivo de derrocar al presidente elegido constitucionalmente. No importa si logra ser presidente, embajador o canciller. No importa si va a seguir siendo una figura importante en la política nacional o si se retira a la vida empresarial. Su fortuna estará asegurada por el gobierno de Estados Unidos, que ya se ha robado gran parte de los activos de la principal empresa de petróleo venezolana PDVSA. Y Trump ya ha prometido que ese dinero y otros pagos que le corresponden a Venezuela irán a las cuentas bancarias de Guaidó.

Pero, además de los traidores que siempre han estado al lado de los ricos y de las potencias extranjeras, están los otros traidores, los más peligrosos, aquellos que han pasado años haciéndose pasar por socialistas o chavistas, como ha sido el caso de la ex Fiscal General, Luisa Ortega Díaz y muchos otros. Ahora ya hay cónsules y embajadores que se están pasando al bando contrario. Hay militares desertores o militares corruptos que fueron apartados de sus funciones justamente por ser corruptos, que se han sumado al apoyo de Guaidó. Y entre los militares y policías hay miles de traidores que aún no se han dejado ver pero que pueden aparecer en cualquier momento, si ven que la situación se les hace más favorable. Si bien es cierto, hay muchos militares honestos que están dispuestos a morir por defender la soberanía de su país, hay muchos otros que están siendo tentados por el Imperio. Lo de la amnistía (que promete Guaidó a los militares que se cambien de bando) es solo un anzuelo y más que nada propaganda. Pero en las sombras se van moviendo los hilos para comprar a militares débiles. Dinero tiene de sobra la oposición para comprar más y más traidores. Lamentablemente esa es una realidad que nadie puede negar.

Invito a mis lectores a leer mi otro blog, la serie VENEZUELA, CRÓNICA DE UNA INTERVENCIÓN ANUNCIADA MIL VECES.

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s