FIESTA EN ESPAÑA: ¡ ADIÓS A LA MASCARILLA!

Todos los medios de comunicación españoles han escrito inumerables artículos y difundido la noticia en sendos reportajes televisivos sobre el fin del uso de la mascarilla a partir del 26 de junio. La obligación del uso de la mascarilla fue una de las más absurdas medidas que se tomó en ése y en otros países. Aunque la peor medida fue el confinamiento de la gente en sus casas durante muchas semanas, algo que yo desaprobé reiteradamente, en su tiempo. Ninguna de esas medidas fue tan importante como la distancia social, el evitar saludos de manos y mejorar la higiene personal. Esas y otras medidas sí que contribuyeron o pueden haber contribuido a la disminución de los contagios. La inoculación de las vacunas es otro factor importante. El uso, o el mal uso de la mascarilla es lo que menos pudo contribuir a evitar los contagios. La mayoría de la gente que usa o usaba mascarilla, lo hacía o lo sigue haciendo en forma errónea. Ojalá que los ciudadanos españoles nunca más se vean obligados al uso de algo de lo que nunca se comprobará científicamente eficacia alguna, por lo menos no en espacios abiertos. Ojalá que en otros países también se termine con esa obligación. La mascarilla es para usarla en los hospitales, especialmente en las secciones de infecciosos y en los quirófanos.

Los medios de comunicación españoles (y de otros países, por supuesto) son tan manipuladores, que no se ha resaltado la importancia de que en algunos países nunca se obligó a la población a usar las mascarillas, como es el caso de Suecia. En el país escandinavo jamás se obligó a la población a usarla, aunque se recomendó hacerlo en espacios cerrados, cuando había riesgo de aglomeraciones o cuando se cuidaba enfermos y ancianos. ¿Por qué se oculta esto? Solo se hace alusión a que en algunos países ya se ha eliminado la obligación de usar esa falsa protección. Se oculta esta información porque no se quiere reconocer que, a pesar de no usar esa protección, los resultados no son tan graves, en comparación con otros países europeos. Si bien es verdad que los contagios y las muertes fueron muchos en los primeros meses, la curva ha ido bajando gradualmente y Suecia nunca tuvo tan malos resultados como España, Francia, Alemania o el Reino Unido. Y la causa de esos contagios no fue el no uso de la mascarilla sino el no mantener la distancia social, algo que no se ha respetado en forma suficiente y de lo que yo he sido testigo.

Afirma lo escrito en esta entrada una persona que jamás usó la mascarilla y nunca se contagió. Al contrario, nunca antes estuve tan sano. Aunque aún hay riesgo de contagiarse. No hay absolutamente nada que nos pueda garantizar una protección completa, ni siquiera las vacunas. Aún así, es conveniente ponérselas.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s