CALMA DESPUÉS DE LA TORMENTA, AGOTAMIENTO Y LUEGO VOLVER A NACER

Primero, semanas de sufrimiento, con intensos dolores. Luego una semana de agotamiento, a causa de cansancio acumulado y debido al uso de antibióticos. Finalmente, bienestar general.

La lucha no ha sido fácil pero finalmente la estoy ganando, creo. Hace un par de semanas me sacaron el segundo premolar derecho de la parte superior. Creo que éste era el causante de muchas de mis molestias. Siempre he sido muy cuidadoso con la dentadura pero a causa de mi trabajo me he descuidado. No he tenido suerte con los dentistas. Muchos de ellos ganaron bastante dinero a mi costa y no siempre me han ayudado como correspondía. La última vez que fui a un dentista en Suecia hacía ya más de un año. Desde hace unos seis años iba a una clínica privada pero los precios eran muy altos. Además no estaba satisfecho con la atención. Por eso fui a una clínica estatal (Folktandvården) pero allí la atención no fue mejor y los precios eran igualmente altos. Esas razones y el exceso de trabajo influyeron en mi descuido de no ir a atenderme la dentadura como correspondía.

Por fin encontré una clínica que parece tener buena atención. Sentía una molestia en el premolar, aunque ya no tenía dolor como había tenido antes. Sentía, sin embargo que salía un líquido de muy mal sabor de esa muela. Durante mucho tiempo sentía que me invadía un sabor desagradable cada vez que estornudaba o me sonaba la nariz. El mal sabor era idéntico al que sentía ahora. Hace muchos años le di a conocer esa molesta a un médico pero éste me revisó y no encontró nada anormal. Después, ningún dentista descubrió que esa muela estaba en mal estado. Me hice grandes reparaciones en otros dientes y muelas, varias coronas y tratamiento de conductos. Pero aquel premolar no lo tocaron. Resultado: una gran infección que podía haberme costado la vida. Durante años tuve ese maldito sabor en la boca sin que nadie descubriera su causa y yo lo atribuía a malestar en las vías respiratorias.

Cada vez que tenía algún síntoma de resfriado, al estornudar o al toser me invadía esa desagradable sensación. Por otra parte, los dolores en la nuca y el cuello me afectaban continuamente. Yo atribuía esos dolores a muchas causas, como un accidente de automóvil hace mucho tiempo, cuando una mujer nos impactó desde atrás mientras mi alumno y yo esperábamos frente a un semáforo en rojo. También creía que eran las vértebras cervicales que por otros motivos tenían algún desgaste anormal. También creía que se debía a que muy a menudo debo abrir las ventanas del vehículo por la falta de higiene de algunos alumnos y a causa de eso se producen corrientes de aire. Es posible que todas o algunas de esas causas tuvieran que ver con esas molestias, como la última vez que duró una semana.

Hice una reserva en la clínica dental y me hice una revisión general, aunque lo más importante era el flujo que tenía en la muela. La dentista descubrió inmeditamente la gravedad de la infección y me dio una cita para sacar esa pieza dental. Antes debía tomar un antibiótico (hidrato de anoxilina) durante tres días, medicamento que debería seguir usando durante algunos días después de la extracción.

Comentando mis molestias del cuello, la dentista me aclaró que esas molestias muy bien se podían deber a la infección en esa muela, que tenía unas características especiales. En primer lugar, la muela tenía cinco raíces, cuando lo normal es entre dos y tres, en casos excepcionales cuatro. Caramba! Si en algo soy único o casi único es por tener una muela con esas características. Y el caso es que una de las raíces estaba incrustada en la zona del sinus (seno maxilar), lo que propagaba la infección hacia las vías respiratotias y afectaba toda la zona de la frente y del cuello. Para entender esto se puede ver el siguiente dibujo:

sinusitis-odontogenas

                                       fuente del dibujo

Por fin tuve la explicación a tántos dolores de cabeza que tuve durante mucho tiempo, aunque últimamente los tenía muy a lo lejos. Sin embargo, los dolores del cuello y la nuca se repetían con frecuencia, como lo he contado antes en este blog. Y lo más probable es que tuvieran relación con esa infección. La prueba es que ya no he vuelto a tener esos dolores desde que me extrajeron la muela. Eso sí, por miedo a que me vuelvan esos horribles dolores sigo durmiendo en un sofá, no me dan ganas de dormir en la cama. Esto podría haber sido más grave si la bacteria causante de la infección hubiera logrado pasar a los pulmones o al corazón a través del sistema sanguíneo. Es increíble que eso no hubiera ocurrido, después de tantos años.

Me he empezado a hacer otros arreglos dentales porque todo lo que se ha hecho antes, o no se había hecho bien o llevan ya mucho tiempo. Esto me recuerda mis caras experiencias con muchos dentistas inexcrupulosos, ignorantes o negligentes. Mis problemas empezaron hace unos veinte años con una dentista peruana de nombre Victoria. En su día debería haberla denunciado por los malos trabajos que me hizo y por todo lo que me hizo sufrir. Uno de los peores trabajos fue el instalarme una corona encima de una reparación de amalgama. Cuando yo asistí por primera vez a su consulta le pedí que me cambiara todas las tapaduras de amalgama por porcelana u otros materiales, algo por lo que le pagué una fortuna. Sin embargo, no sólo no lo hizo sino que cometió el grave error de montarme esa corona, lo que me ocasionaba dolores terribles pero ella insistía en que el dolor era algo normal y que se pasaría con el tiempo… Una dentista rumana descubrió ese error y lo documentó muy bien. Me sacó la corona y la amalgama que estaba debajo. Luego, cuando me fui a Venezuela, una dentista de ese país me puso una nueva corona. Me hice muchas reparaciones en ese país porque era mucho más barato que en Suecia, veinte veces más barato. Pero como el dicho lo dice… a veces lo barato sale caro. Y las consecuencias se ven ahora porque esas coronas y otras reparaciones no se hicieron bien. Todo eso lo debo cambiar ahora.

Lo que me preocupa ahora es que en el lugar donde estaba la muela me ha quedado un hueco enorme y hay una grieta por donde pasa aire y agua a través de la boca y la nariz. Según lo que he leido, eso se debe corregir con una operación. Según la dentista eso va a cicatrizar solo y se va a formar una pared de hueso en ese sitio, lo que puede tardar entre tres o más de seis meses. Espero que tenga razón.

A continuación, algunos enlaces relacionados con el tema:

UN CASO EN ESPANA Una paciente narra un caso de supuesto error profesional de un dentista. Otros odontólogos opinan al respecto.

UN ESTUDIO REALIZADO EN CUBA

COMUNICACIÓN BUCOSINUSAL

DOLOR DE MUELAS O DOLOR SINUSAL

No sé cómo se va a resolver esto del hueco en mi zona del seno maxilar y espero que no ocurra alguna nueva complicación a causa de eso. Lo importante es que ya no hay infección y me siento mejor que durante muchísimo tiempo. Duermo mucho más que antes, especialmente esos días que tomé antibióticos, que no los había tomado en treinta anios, por lo menos. La última semana, después de la extracción, me siento mucho más ágil y con la mente despejada. Es una enorme sensación de bienestar general, mucho más prolongado del que siento cuando voy a entrenar al  gimnasio. Es una sensación permanente, muy agradable.

______________________________________________

Nota del 13 de octubre, 2016:

Llevo varias semanas durmiendo muy bien. Los dolores han desaparecido. Curiosamente, las vías respiratorias funcionan mejor que nunca. Antes debía utilizar chicles o pastillitas para la garganta, no por tener dolor sino porque creía tener mal aliento. Era sólo una sospecha pero no me sentía bien con esa sensación. Ahora ya no uso nada de eso, no es necesario pues estoy seguro de no sufrir de halitosis. No necesito carraspear ni limpiarme la garganta como tenía que hacer antes. He logrado une excelente higiene dental y de toda la boca. He seguido con las costumbres que tenía antes, de cepillarme los dientes tres veces al día pero ahora también tomo otra medidas, como enjuagarme la boca un compuesto que contiene acetato de cinc y clorhexidina, que permite mantener buen aliento durante mínimo doce horas.  Información sobre estos productos y contraindicaciones:

QUÉ ES CLORHEXIDINA

CB12 Y EL MAL ALIENTO

ACETATO DE CINC

CÓMO LEER MIS BLOGS

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s