SALUD, CÓMO CONSEGUIRLA Y CÓMO MANTENERLA

En mi blog de salud he escrito algunos artículos que pueden ser útiles para lograr buena salud. Ese blog debe actualizarse, hace mucho tiempo que no escribo ahí pero todo lo escrito es actual. Recomiendo leer ese blog (aquí) En mi blog personal también me he referido a este tema en varias oportunidades, compartiendo mis propias experiencias y en qué forma he logrado buen resultado, aunque siempre hay factores que pueden perjudicar los esfuerzos para mantenerse sano.

En esta entrada quisiera hacer un resumen de todo lo necesario para lograr una buena salud, no sólo sobre la forma de hacerlo, cómo alimentarse y qué actividades llevar a cabo sino qué condiciones se requieren, condiciones que no siempre dependen de nosotros.

1.- Conocimientos sobre alimentación y actividad física.

Es fundamental obtener los conocimientos necesarios para elegir la mejor alimentación. En el sistema capitalista globalizado y también en los países que han intentado crear estados socialistas, se ha dado prioridad a la economía, sin que se haya pensado siquiera en educar a la población sobre las ventajas de algunos alimentos frente a otros. Nadie se ha preocupado de hacer campañas que estén destinadas a cambiar la mentalidad consumista fomentada por todas formas de publicidad de la industria y el comercio. Los gobiernos intentan aumentar la producción, en general, sin tener en cuenta la verdadera calidad nutritiva de los alimentos ni el peligro de ingerir aquellos que perjudican la salud. Los supermercados están repletos de productos que nada tienen que ver con una alimentación sana. Como he afirmado en otros artículos, un escaso porcentaje de productos son necesarios para una debida alimentación. Lo demás es todo basura. En otro punto, más abajo, me referiré a ese problema.

La población debería recibir la mejor educación posible, sin influencia de empresas comerciales y con una política que esté basada en el bienestar general de todos los habitantes del mundo. Se debe informar, por ejemplo, que la mejor alimentación debe excluir una serie de productos totalmente innecesarios y nocivos. Cada ciudadano debería preocuparse por cuidar su salud, evitando los excesos de grasas, carne e hidratos de carbono. Cada ciudadano debería hacer algún tipo de deporte o hacer ejercicios físicos mínimo unas tres veces a la semana, aunque lo ideal es todos los días. Una buena alimentación y ejercicios físicos son más que necesarios para vivir bien, para tener buena vitalidad, mayor resistencia a las enfermedades y suficiente claridad mental para poder disfrutar de todo lo bueno que nos ofrece la naturaleza, combinado con los adelantos tecnolócicos.

2.- Medios económicos y disponibilidad de alimentos sanos.

Por supuesto que para poder elegir los mejores alimentos hay que tener los medios económicos necesarios. De lo contrario es muy difícil lograr una buena alimentación, no basta sólo con saber lo que es bueno ingerir y lo que no es bueno, sino que también se debe tener poder adquisitivo, con productos que estén al alcance de la economía de cada uno. El Estado debería tener la obligación de hacer acequibles todos los alimentos para toda la población, mediante una adecuada distribución de las riquezas, de acuerdo al trabajo de cada uno. Actualmente, millones de ciudadanos, especialmente de países subdesarrollados, ni siquiera tienen posibilidad de alimentarse para sobrevivir. Mucha gente muere de hambre o de enfermedades provocadas por el hambre.

No basta con que los ciudadanos tengan buen poder adquisitivo si los alimentos adecuados no están disponibles en los supermercados. Todos los alimentos sanos deberían existir en los anaqueles de los negocios de alimentos o comida. Hay países, como Suecia, en los que se puede encontrar de todo, porque se puede hacer importaciones desde muchos países, además de tener buena producción nacional. Hay otros países como Cuba, que tienen muy limitada la variedad de productos accsesibles para su población, en parte por el bloqueo económico que sufre ese país durante más de cincuenta años y en parte porque sus gobernantes no han sabido dar prioridad a la producción de los alimentos de mayor calidad nutricional.

3.- Conciencia de salud.

Sin tener conciencia de la importancia de cuidar la salud es imposible obtener buenos resultados. Muchas veces se piensa sólo en dos cosas cuando se eligen los alimentos o lo que se cree son alimentos. Una es saciar el hambre, que es por supuesto comprensible. No se puede vivir pasando hambre. Pero tampoco se debe comer en exceso. No es necesario comer en grandes cantidades para sentirse satisfecho. No ayuda comer mucho en una ocasión y dejar de comer durante mucho tiempo para nuevamente volver a comer en forma abundante, por lo tanto es mejor comer poco y en varias ocasiones, aunque no demasiadas. La otra es el sabor, muchas veces fomentado por empresas publicitarias. Se busca comer lo que sea mas “rico”. Y la verdad es que es difícil resistir a la tentación de comer un buen asado, cuando vemos el color tostado de la carne y percibimos su olor. Pocos piensan que en ese trozo de carne hay elementos que favorecen la producción en nuestro cuerpo de radicales libres (VER) y colesterol (VER) -necesarios hasta cierto punto- además de muchas otras sustancias que son perjudiciales para el organismo humano. Naturalmente que está bien comer carne, de vez en cuando. Eso opinamos quienes no somos vegetarianos o veganos (VER). Pero hay muchos otros productos que la pueden reemplazar y que son tanto o más sabrosos. Y es aquí donde debemos sopesar qué es más importante para nuestro cuerpo.

Hay costumbres muy propagadas en todas las culturas de que se debe acompañar las comidas con bebidas alcohólicas o de otra naturaleza, algo que es absolutamente innecesario. Ni siquiera es necesario beber agua cuando se come, a menos que la comida preparada sea muy seca. ¿Qué sentido tiene, por ejemplo, beber medio litro de agua cuando se come una sopa, cuya mayor composición es agua? Lo absurdo es que en muchos países la gente ingiere una sopa caliente y al mismo tiempo bebe agua, leche o una bebida gaseosa con hielo… una verdadera bomba para nuestros estómagos. Lo mismo pasa cuando se ingiere una ensalada, compuesta de verduras que en su mayor parte es agua. No tiene sentido agregar agua al agua, lo que dificulta asimilar las vitaminas y minerales que vienen en los alimentos.

Está muy bien querer comer cosas que tengan buen sabor. Muchos alimentos ya tienen en sí buen sabor. Si los sazonamos debidamente podemos mejorarlos aún más. Hay miles de formas de preparar alimentos con buen sabor sin necesidad de recurrir a los platos que se publicitan y que se fomentan en lujosos libros de cocina, programas de televisión restaurantes, etc. Lo importante es elegir los alimentos menos dañinos para nuestros organismos y que nos den las mayores ventajas posibles. Con un mínimo de sentido común se pueden preparar platos riquísimos sin hacer siquiera el uso de recetas, sólo improvisando, usando la imaginación.

4.- Conciencia de la economía.

No se trata de tener mucho dinero para lograr preparar platos saludables. Hay muchos productos naturales que se pueden mezclar o alternar en muchas formas, evitando los alimentos nocivos. Pero en la mayoría de los países no hay disponibilidad de frutas y verduras, por ejemplo. Mucha gente gasta enormes cantidades de dinero en comprar cosas que la publicidad ha convertido en insispensables cuando en realidad son totalmente innecesarias. Aparte de no adquirir los mejores alimentos, lo que se hace es comprar “marcas”, alimentos elaborados, envasados en frascos, cajas o bolsas con colores muy llamativos y fotografías muy sugerentes, que la mayoría de las veces son un engaño. Ejemplo de esto son un centenar de productos lácteos, que lejos de contribuir a una buena salud lo que ocasionan es una serie de enfermedades. Otro ejemplo son los productos de pastelería, altos en contenido de azúcar y esencias saborizantes, que contribuyen al aumento de enfermos de diabetes. Los llamados alimentos “light” son tanto o más dañinos que los que tienen azúcar. Son la continuación de un engaño.

Si la población tuviera conciencia de cuidar su economía podría ahorrar mucho dinero que se gasta en forma absurda en miles de productos alimenticios que más que alimenticios son verdaderos venenos.

5.- Conciencia sobre el cuidado del ambiente

Asociado con la capacidad adquisitiva de los ciudadanos está el peligro de contaminación ambiental que la gran industria está ocasionando en la fauna y la flora de todo el planeta, incluyendo los enormes océanos, que antes parecían une barrera natural contra la contaminación. Fenómenos incomprensibles que antes no se producían en el mar se vuelven comunes, como la desorientación de ballenas, delfines y otras especies marinas que mueren masivamente a causa de la contaminación que ocasionan los desechos de productos que son lanzados al mar desde todas las grandes ciudades del planeta.

Una gran cantidad de esos productos provienen de la fabricación y consumo de alimentos, como compuestos químicos utilizados en su fabricación, envases de plástico y otros materiales, además de hormonas y otras sustancias que que se usan en experimentos de laboratorios, como la manipulación genética. Otra gran parte de la contaminación es producida por los desechos humanos, como residuos fecales, orina, restos de cabello, residuos de medicinas y muchos otros elementos o sustancias tóxicas. Los océanos, ricos en peces y algas, se están transformando en los basurales de la humanidad. Nota del 29 de septiembre: Enlace a un artículo que sale hoy en PÚBLICO.ES

Son los gobiernos y las grandes empresas los responsables de toda la contaminación que se produce a nivel mundial. Si la gente adquiere conciencia de este problema puede contribuir a que eso cambie, buscando la forma de presionar a los gobiernos o eligiendo nuevos líderes políticos que estén dispuestos a solucionar los problemas del ambiente. Ningún partido político que no de prioridad a estos problemas debería tener apoyo de la población. Se debe obligar a las grandes empresas a tomar medidas para no perjudicar el ambiente. También se debe eliminar la fabricación de la mayoría de productos nocivos. Se debe plantear un cambio estructural en toda la economía mundial, que considere poner fin al gran daño que se está haciendo al ecosistema. De lo contrario no habrá condiciones en el futuro para que puedan sobrevivir las futuras generaciones de seres humanos.

6.- Los productos que se expenden en los supermercados o negocios que expenden alimentos.

Muchas veces, cuando entro a un supermercado, puedo atestiguar todo lo absurdo que sucede en ellos. Para empezar, la gran mayoría de sus productos son totalmente innecesarios. Existen miles de marcas de distintos alimentos con distintos nombres y a distintos precios. Es la competencia entre grandes empresas. Las presentaciones son hermosas, como lo he dicho antes en esta entrada. La publicidad directa y la publicidad subliminal se mezclan para inducir a los clientes a elegir determinados productos. Los dueños de los establecimientos comerciales alternan diversos productos para promocionarlos a bajos precios para luego irlos subiendo, paulatinamente, una vez que se ha logrado convertir a los clientes en adictos a los mismos. Muchas veces las ofertas son engañosas pero la gente no se da cuenta. Son tantas esas ofertas que una parte de la población parece enloquecer apresurándose a llevar a casa todo tipo de productos promocionados, sin darse cuenta de que en otras marcas se podrían llevar la misma calidad o cantidad y a veces a precios inferiores a los promocionados.

Pero lo más terrible no es la promoción de diversos artículos, sino la gran variedad de cosas que no sirven para nada, bueno sí sirven para enfermar a la gente, para hacerlos víctimas de la farmacología, de los médicos inescrupulosos, ignorantes o negligentes que muchas veces, en lugar de dar solución a un problema de salud aumentan su gravedad o provocan nuevas enfermedades. Un escaso porcentaje de los artículos que se ofrecen a los consumidores tiene valor para ellos, tanto desde el punto de vista económico como nutricional.

Esto es un pequeño resumen de otras entradas que pienso publicar más adelante en mi blog de salud.

Nota del 19 de octubre, 2016: VER ARTÍCULO PUBLICADO EN EL PERIÓDICO.ES   HOY

El artículo se refiere a impuestos a las bebidas azucaradas. pero esa medida es insuficiente. Se requiere legislar para eliminar completamente esas bebidas, poco a poco. Y no sólo las bebidas sino toda la repostería y los sucedáneos del azúcar.

Nota del 25 de diciembre, 2016: Enlace a nuevo artículo sobre alimentación: AQUÍ sobre la comida veneno… y enlace a otro artículo en un periódico chileno sobre el afecto invernadero, AQUÍ.

Foto publicada en el artículo:

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s